jueves, 21 de julio de 2011

Trata de blancas en Argentina


No es, por cierto, una actividad delictiva reciente y desconocida. Por el contrario, la trata de blancas está afincada en la Argentina desde hace más de un siglo.

Por sus particulares características es un aberrante delito, tan antiguo como el mundo civilizado. Conceptualmente es definido como el tráfico de mujeres -de cualquier raza u origen- atraídas a centros de prostitución para explotarlas, generalmente con privación de su libertad. Es probable que esa denominación se remonte a los tiempos en que también existía el tráfico de esclavos y tuviese por objeto diferenciarlos.

Desde hace un tiempo a esta parte, en nuestro país se produjeron, en especial en el norte argentino, desapariciones de mujeres nativas y algunas turistas extranjeras. Es de sospechar que muchas han sido secuestradas y puestas a trabajar en condiciones infrahumanas. No en balde, después del de las drogas y las armas, el de blancas está tercero entre los tráficos ilegales más lucrativos.

Tan cruel realidad es conocida por los dolorosos relatos de mujeres que han logrado huir del confinamiento degradante en que se las mantenía. El representante de la Organización Internacional para las Migraciones estimó que el 30% de las muchachas paraguayas cautivas de ese vil comercio se encuentra atrapado en La Plata y su área de influencia.
También son conocidos los casos de peruanas, guatemaltecas y bolivianas que fueron atraídas y engañadas mediante la oferta de trabajo en nuestro país, para lo cual firmaron algún tipo de contrato de préstamo o similar, que documenta el dinero adelantado por el rufián que favorece el ingreso en la Argentina. Una vez consumado el traslado, las mujeres así engañadas son secuestradas y les sacan los documentos, aduciendo que tienen que trabajar prostituyéndose para pagar la deuda. En muchos de estos episodios, han sido encerradas en prostíbulos estrechamente vigilados, donde por cualquier nimiedad son sometidas a castigos violentos o a multas pecuniarias, se les descuenta la comida, etcétera, de modo que nunca llegan a pagar su deuda y siguen sometidas a perpetuidad o hasta que a sus carceleros se les antoja.
Se sabe que los traficantes no sólo “importan” mujeres provenientes del exterior sino que, además, las reclutan aquí para abastecer casas de lenocinio del exterior.

El terror en cifras


El negocio mundial de la trata de personas genera ganancias por 32.000 millones de dólares al año y que ya se ubica en el tercer lugar de un siniestro ranking internacional encabezado por la venta de armas y el comercio de drogas. Esos mismos informes indican que 5000 pesos es la cifra más alta que se pagó en la Argentina por una esclava sexual y 150 pesos el monto menor para explotarlas de por vida. Cuando la víctima es una menor, una niña, según la Organiación Internacional del Trabajo (OIT), puede generar, ella sola, una ganancia de 130 mil dólares al año. La OIM estima que un grupo de siete mujeres menores esclavas sexuales le reditúan a sus captores unos 80 mil dólares mensuales.
Según estimaciones OIT, en América Latina y el Caribe, al menos 250.000 personas son víctimas de trata, una actividad que, enuncia el informe, produciría beneficios ilícitos por hasta 1348 millones de dólares anuales en América latina.

Al final, la muerte

La realidad es que son muy pocas jovencitas las que son rescatadas o logran escapar. “Lo que hay que entender es que la muerte es el final del camino para la gran mayoría de estas niñas, no hay cuerpito que aguante”, explica Claudia Lascano, de la Coalición Alto a la Trata y la Explotación Sexual, Comercial Infantil (ESCI). Cuando salen del infierno, pueden sufrir el Síndrome de Estocolmo, además de trastornos disociativos y trastornos de personalidad diversos, como fobias y paranoias, según un estudio de la Asociación Civil Nuestras Manos, sobre la trata de personas en la Argentina.

No se podrá publicar más oferta sexual en diarios

El pasado martes 5 de julio, la presidenta Cristina Fernández anunció por decreto la prohibición de la publicación de anuncios con oferta de servicios sexuales.
La medida estableció lo siguiente:
*Se prohíben los avisos que promueven la oferta sexual o que hagan explícita o implícita referencia a la solicitud de las personas destinadas al comercio sexual, por cualquier medio.
*Se crea, en el ámbito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, la Oficina de Monitoreo de Publicación de avisos de oferta de comercio sexual.
*La Oficina de Monitoreo de Publicación de avisos de oferta de comercio sexual deberá coordinar su actuación con la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca).
DINERO: Este negocio mueve US$ 32.000 millones al año en todo el mundo
GANANCIAS: Sólo una niña explotada sexualmente puede generar 130 mil dólares al año
$5000: La cifra más alta que se pagó en la Argentina por una esclava sexual
VÍCTIMAS: En Latinoamérica al menos 250.000 personas son víctimas de trata


Es el tercer tráfico ilegal más lucrativo, después de las drogas y las armas. Al menos 627 mujeres desaparecieron en los últimos cinco años: fueron secuestradas o llevadas engañadas a otras provincias donde se las explota sexualmente.
 
Rescatadas. Las mujeres que son liberadas suelen vivir esclavizadas en condiciones infrahumanas.

Fuente: El Universal